PAVIMENTOS FRATASADOS

 

  

El pavimento fratasado o remolinado consiste en el vertido y el reglado del hormigón con los medios adecuados. Una vez endurecido lo suficiente, habiendo conseguido una masa monolítica y compacta, se fratasa mecánicamente y se incorpora la capa de rodadura a base de sílice, cuarzo y corindón, con la posibilidad de colorear la masa.
El acabado de la superfície puede ser cepillado, en polvo de cuarzo y en acabado fino con junta de dilatación.

APLICACIONES


 

El pavimento fratasado o remolinado generalmente se aplica en superficies grandes como:

  • garajes
  • rampas
  • locales
  • naves industriales
  • hormigón raspado

GARAJES 

   

 

RAMPAS 

     

 

FRATASADO INTERIOR

     

 

PAVIMENTO RASPADO

   

 

PAVIMENTO FRATASADO

     

 

             

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí